UN VIAJE FANTASTICO ...

Un Viaje Fantástico de un Frasco de Ibuprofeno

Buscaba un cuento para mi nena… recuerdo muchos que me relataban mis padres, otros que leí en la escuela y también algunos que narraban esos abuelos del barrio que ya no se ven más.

Me decidí finalmente por contarle el fantástico viaje de un frasco de “Ibuprofeno”,  pero a diferencia de nuestros cuentos de cuando éramos niños, comencé por el final.

Había una nena de una Comunidad Wichí en la zona de Santa Victoria Este (Salta) que se enfermó y durante la noche comenzó a tener mucha fiebre, estaba en la cama junto a sus hermanitos, porque solo hay una cama en ese rancho arrumbado y golpeado por las últimas lluvias e inundaciones.

La niña temblaba mucho y su mamá la tomó en brazos pensando qué hacer, ya que a 40 km a la redonda no hay hospital, ni médicos ni enfermeros; lo que sí hay es una salita que la atiende un joven agente sanitario con más ganas de ayudar a su pueblo, que preparación y medicamentos. El papá de la nena salió en medio de la noche a buscarlo y tras un par de horas de caminata llegó a su rancho.

Cansado y preocupado por su niña, le cuenta al agente sanitario lo que estaba ocurriendo con esa fiebre que la tenía a mal traer. El joven le explica al papá que mucho no se podía hacer allí para saber porque tenía esa fiebre, pero lo que si se podía hacer era bajarle la temperatura ante que se produzcan temblores aún peores -lo que nosotros conocemos como convulsiones-. Tomo su mochila y salieron de regreso; al llegar la niña estaba mucho peor… Rápidamente el agente sanitario sacó un papel y al leerlo supo cuánto de ese frasquito de “Ibuprofeno” darle; junto a unos paños humedecidos con la poca agua que les quedaba … a la hora la niña empezó a mejorar.

Al salir el sol, se subió el papá con la nena a la motito del agente sanitario y pusieron rumbo al hospital… esa noche, ella había tenido una oportunidad más.

Ese frasco de Ibuprofeno lo compró una familia a más de 2.000 km de ese lugar. Esta familia se la dio a un loco lindo (Luis Servidio) que lo juntó con otros medicamentos, se subió a su moto y con mucho frío a las 10 de la noche se lo llevó a otra familia, llamada ENASHU. Ellos juntaron estos medicamentos con muchos otros que habían recibido, y los enviaron en una encomienda que se pudo pagar gracias a la donación de otros corazones solidarios, rumbo a Salta.

Allí, una ONG que está trabajando hace varios años en la zona de Santa Victoria Este, dejó en varias Comunidades estos medicamentos, entre los que se encontraba el Ibuprofeno que recibió el joven agente sanitario que había sido visitado por ENASHU, en su último Operativo Sanitario.

Un viaje fantástico de un frasco de Ibuprofeno.

Gracias a todos los que nos ayudan a ayudar con su donación de medicamentos o de dinero para que podamos seguir dando oportunidades a gente olvidada por los Gobiernos, sin distinción.

 

Lic. Enf. José A. Boggiano

Director del Grupo ENASHU

"Asistencia Humanitaria en el Norte Argentino"

Email: infoenshu@gmail.com

WhatsApp: +54 9 11 5053 4770

Facebook: @grupoenashu