Inundaciones y Aguas Contaminadas 2019

Consecuencias de las Inundaciones en el Norte Argentino - Febrero 2019

En medio de la crecida de los Ríos Pilcomayo y Bermejo; de cambios climáticos, de fuertes lluvias, de una desforestación sin control tanto en el Impenetrable Chaqueño como en el Chaco Salteño y de una corrupción vergonzosa que lleva a que no existan obras hidraulicas; muchas zonas del Norte Argentino están sufriendo inundaciones que conllevan graves problemas socio-sanitarios.

De nada sirvieron, al parecer, las vivencias del año pasado o bien se tomaron medidas tibias y económicas para prevenir lo que hoy ya es un desastre en Salta y Formosa por la crecida del Pilcomayo; río que acumula gran caudal de agua ya desde Bolivia en los Departamentos de Potosó, Chuquisaca y Oruro. 

En el caso de la Provincia de Chaco las lluvias record presentan un panorama desalentador que se mezcla con la falta también de prevención y con las tormentas judiciales del actual Gobernador. Esta situaciuón en visibilizada en grandes ciudades pero nadie recuerda que también hay personas que necesitan ayuda monte adentro.

Las inundaciones provocan graves problemas sanitarios que desgraciadamente ocurren cuando el agua baja y ya no es noticia; en este caso seguramente las Elecciones de 2019 nos aplastaran con operaciones, rumores, negociados, corrupción de uno y otro lado, cuadernos, hoteles, obra pública inexistente y sólo Dios sabe que más vendrá.

De los que se quedaron sin nada o enfermos nadie hablará y a pocos les importará; refiriéndome a autoridades y funcionarios provinciales, que haciendo más clientelismo que ayuda humanitaria están entregando bolsos de comida, colchones y algunos bidones con agua potable.

La comida que se entrega hay que cocinarla ¿pero dónde? ¿Los colchones dónde los apoyan? Y el agua potable no dura por lo cual debe ser racionada.

Ahora bien ¿Por qué decimos que lo peor es lo que viene después? Porque las inundaciones son un escenario ideal para la multiplicación masiva de muchos de los vectores de enfermedades, como roedores y mosquitos; sumado al alto grado de contaminación que arrastra, por ejemplo el Río Pilcomayo.

La falta de agua potable, el agua existente se mezcla con aguas servidas con materia fecal y con materiales orgánicos en descomposición, constituyen factores de riesgo que también deberían procupar y ocupar a los funcionarios públicos provinciales.

En el caso de Salta y Formosa es ya descarado lo que no informan sobre el altísimo grado de contaminación que trae el Río Pilcomayo desde Bolivia, por lo cual a pesar de que bajen las aguas, existe una grave situación sanitaria, de la cual no se ocupan.

Hace pocos días hemos enviado un formulario de solicitud de información sobre la calidad de las aguas a la Comisión Trinacional del Río Pilcomayo (https://www.pilcomayo.net); ya que en su web solo hay información muy antigua ... aun reyna el silencio.

Tomando otras fuentes como la Organización Mundial de la Salud (OMS), se sabe en base a estudios realizados en los últimos veinte años que las concentraciones de arsénico que superan hasta en 75 veces los valores máximos recomendados en algunos lugares de la Provincia de Salta (Argentina).

También está comprobado que las aguas del Río Pilcomayo siguen siendo receptoras de grandes volúmenes de metales pesados (plomo, cadmio, mercurio) desechados por más de 40 explotaciones mineras de Potosí (Bolivia).

No hace mucho la Oficina Técnica Nacional (Bolivia) detectó 1.800 puntos de contaminación en la parte superior del Pilcomayo; como también la Agencia de Cooperación Internacional de Japón, había detectado en la alta cuenca, niveles de arsénico 5.000 veces mayor al límite de seguridad fijado por la OMS. En las mismas muestras se determinaron niveles de plomo de hasta 99 mg/l, cuando el máximo tolerable es de 0,05 mg/l.

Antes del derrame de la minera Santiago Apóstol (Potosí, Bolivia - 2014), especialistas de la Comisión de Investigaciones Científicas de Buenos Aires, la Administración de Parques Nacionales y el Centro de Investigaciones del Medio Ambiente de la Universidad Nacional de La Plata detectaron en los tejidos musculares y las espinas de sábalos capturados en Misión La Paz (Salta, Argentina) valores de plomo de 3,27 y 15,94 miligramos por kilo. El máximo permitido por el Código Alimentario Argentino es de 2 mg/kg.

Los metales pesados se acumulan en los sedimentos y se transfieren a la cadena trófica (interrelación que establecen los seres vivos que se alimentan unos de otros en un cierto orden), con serias consecuencias en la salud de las poblaciones costeras.

Pero el desastre sanitario no termina ahí, debemos sumar el riesgo de otras enfermedades leishmaniasis, leptospirosis y salmonelosis.

Hasta aquí algunos de los peligros que advertimos desde ENASHU, conociendo el terreno, por el trabajo que venimos realizando en Salud Pública en los últimos cinco años en Salta, Formosa y Chaco.

Lo último que queda mencionar y no es un dato menor, es que la mayoría de la población originaria y/o criolla afectada por las inundaciones; ya es una población castigada por la falta de una asistencia médica, de enfermería universitaria y la falta de medicamentos.

Estas personas antes de las inundaciones pelean contra la parasitosis, el mal de chagas, la tuberculosis, la diarrea crónica, la deshidratación, la desnutrición y la mal nutrición, entre otras. 

ENASHU prepara un nuevo Operativo Sanitario para la última semana del mes de marzo de 2019, a pesar de las dificultades que hoy conlleva conseguir medicamentos, combustible, botes, vehículos 4x4 con conductores con experiencia y Médicos; este último ítem es un grave inconveniente que enfrentamos en cada operativo, en un país en donde tenemos entre 5 a 7 Médicos por cada Enfermero.

Ojalá los funcionarios provinciales hagan su trabajo y en los próximos meses no tengamos que lamentar muertes que pudieron ser evitadas.

Ojalá nos equivoquemos y en vez de hacer más de 2.000 km para llevar ayuda podamos quedarnos con nuestras familias con la tranquilidad que todos hicieron lo que tenían que hacer.

 

Lic. Enf. José Antonio Boggiano
Director del Grupo ENASHU
Web: https://www.asistenciahumanitaria.com
WhatsApp: +54 9 11 5053 4770
Email: info@asistenciahumanitaria.com
YouTube: ENASHU

 

#crisishumanitaria #crisissanitaria #ayudahumanitaria

#asistenciahumanitaria #saludpublica #inundaciones #dengue #zika

#hantavirus #enashu #ENASHU #parasitosis #chagas #leptoaspirosis