Emergencia Socio-Sanitaria

No es fácil ser Cronopio ... mitos y realidades de la Salud en el Norte Argentino

La noticia de la muerte de niños desnutridos en la provincia de Salta, desgraciadamente para los que trabajamos en el Chaco Salteño llevando ayuda sanitaria hace años, no es noticia; como así tampoco que esto no se limita a ésta provincia sino que podríamos hablar de un problema en el noroeste Argentino. ¿Por qué se visualizó en éste momento? no lo sabemos, pero bienvenido sea.

En reiteras ocasiones al terminar cada uno de los Operativos Sanitarios que hemos realizado en el Chaco Salteño, hemos advertido a través de publicaciones y de informes al Ministerio de Salud de la Provincia de Salta, acerca de la grave situación sanitaria que vivía la zona y no tuvimos una devolución, pero si el maltrato de funcionarios incluyendo al Ex Ministro de Salud de la Provincia Dr. Roque Mascarello quien nos trató de mentirosos e inclusive que entrábamos a la provincia "como ladrones", en una conferencia de prensa que pueden googlear. Al parecer unos meses después el mentiroso terminó siendo el ex-ministro.

En esa campaña denunciamos 11 casos de tuberculosis en la zona de Santa Victoria Este, a lo que el titular del Programa de Tuberculosis Mario Cisneros salió a defenestrar nuestra labor aludiendo que en todo el departamento al que pertenecía esa zona, sólo habían detectado 10 casos que no coincidían con los detectados por ENASHU. Lo que llamó la atención fue que nos solicitaran radiografía de tórax y los análisis de baciloscopía para confirmar los casos, cuando desde el Ministerio de Salud no envían ni médicos ni enfermeros (y mucho menos equipamiento para realizar diagnósticos) para que atiendan a personas enfermas y los agentes sanitarios hacen lo que pueden con lo que tienen. Tengamos en cuenta sobre esto que la tuberculosis -como la gran mayoría de las patologías- requieren estudios de confirmación, es una de las tantas que también tiene un claro cuadro clínico fácilmente detectable por la clínica del paciente y fácilmente inequívoca.

Los hospitales tienen pocas o ninguna ambulancia disponible (tener físicamente la ambulancia no significa que funcione o que tenga el combustible o el chofer). Tampoco hay suficientes profesionales de la salud, ni equipos, ni medicamentos… En el área de Misión Chaqueña -solo para dar un ejemplo- hay un solo médico (Dr. Rodolfo Franco) para 6.000 personas; lucha como puede contra las enfermedades y la desidia de algunos funcionarios, falta de medicación e insumos de atención.

Como agravante a la situación de la población del Chaco Salteño -causa/consecuencia-, también mencionamos la escasez de agua potable, teniendo en cuenta que la poca que se encuentra está contaminada con productos químicos tóxicos procedentes de la agroindustria. A esto se suma la indiscriminada deforestación del monte, sin tener en cuenta además los derechos de propiedad de las comunidades indígenas, y restringiendo cada vez más la caza, la agricultura y la pesca, fuentes de alimentos para gran parte de la etnia wichi. O al menos su original fuente de alimentos, con la que han trascendido al correr del tiempo hace siglos.

Hace unos días periodistas del diario El Tribuno de Salta recorrieron la región y fueron testigos -según relatan- que en casi todos los hogares tienen al menos un niño enfermo con diarrea y en muchos casos con fiebre. Además mencionan que fueron testigos de signos de infecciones fúngicas y bacterianas, incluida la tuberculosis ... ahora tomarán en serio los informes del Grupo ENASHU?

La malnutrición en adultos también está presente y genera estragos que quizás no son tan resonantes como la muerte de niños. Esta situación también fue expuesta por ENASHU a los diferentes funcionarios de Salud de la provincia, con un silencio como respuesta. Muchas personas enfermas podrían ser tratadas a tiempo con medicación y un mínimo de profesionales de la salud, y no hablamos de enfermedades raras, hablamos hipertensión arterial y diabetes, sólo por mencionar dos patologías crónicas tratables y controlables, que en el Chaco Salteño son sentencia de muerte en la población adulta.

Es realmente agotador escuchar y leer declaraciones y discursos vacíos conociendo la realidad en el terreno; solo hacen recordar las injusticias que nadie trata, casi pensando en un pacto de silencio general que se sustenta haciendo la vista gorda.

Hace unos días los médicos Carlos Trotta (ex Presidente de Médicos Sin Fronteras para América Latina), Medardo Avila Vázquez (Red de Médicos de Pueblos Fumigados) y Emilio Iosa (ex Presidente de la ONG cordobesa Deuda Interna) difundieron una nota solicitando la intervención urgente de Médicos Sin Fronteras. El Dr. Emilio Iosa trabaja hace muchos años en la zona de Misión Chaqueña, siendo testigo calificado para hablar respecto a la crisis socio-sanitaria del lugar, que ENASHU denuncia una y otra vez, con conocimiento de causa desde el trabajo que realizamos en el terreno también. Si bien ENASHU no está de acuerdo desde el punto de vista contractual con la intervención de la ONG internacional, sí lo está desde el punto de vista de que algún organismo interceda de forma urgente ante la anestesia de nuestros políticos y frenen las muertes evitables que se van sucediendo una tras otra, desde hace tiempo.

Como se mencionaba en el comienzo de esta nota, no podemos circunscribir este problema únicamente a la provincia de Salta, también podemos asegurar y demostrar a través de un enorme registro audiovisual que la misma problemática afecta al oeste de la Provincia de Formosa y al Impenetrable Chaqueño, Provincia de Chaco. Sin mencionar a otras que tenemos conocimiento de zonas de similar magnitud de tragedia humanitaria que vienen sucediéndose a través del tiempo, pero que no podemos dar fé ya que no hemos ido.

Hoy está vigente la “emergencia socio-sanitaria” que declaró el gobernador salteño, Gustavo Sáenz, pero nosotros nos preguntamos si esta instancia de índole meramente burocrática alcanza.

¿Alcanza frente a los camino intransitables, a la falta de profesionales de la salud, a la impunidad de aquellos que roban donaciones, a inexistencia de garantías constitucionales, frente a legisladores que advierten a la población de las comunidades wichi que si se atienden con ENASHU pierden su ayuda social, frente a la ausencia de
infraestructura de los hospitales y puestos sanitarios, a los desmontes masivos que agravan los efectos de las inundaciones y atentan contra la provisión de alimentos que los indígenas obtenían del monte, a la falta de agua potable, a la parálisis de las fuerzas de seguridad ante la trata de personas y el narcotráfico, entre otras cosas?

ENASHU ya presentó tres notas en la Mesa de Entradas del Ministerio de Salud de la Provincia de Salta solicitando los requisitos a la nueva gestión de gobierno para poder intervenir sin dificultades y ayudar a palear la situación mediante un nuevo Operativo Sanitario programado para el mes de Abril de 2020. Aún aguardamos respuesta. También hemos enviado notas a la Organización Mundial de la Salud, a la Cruz Roja Internacional y al Vaticano para pedir el apoyo en caso de que continúe la falta de respuesta oficial, ya que necesitamos las garantías de seguridad para poder brindar asistencia sanitaria en la zona de Santa Victoria Este, desde donde hemos recibido los últimos días más de veinte pedidos de auxilio a través de notas de caciques y delegados wichí.

Finalmente pedimos el apoyo de quienes creen en nuestro trabajo para poder costear los gastos de combustible, completar nuestra farmacia y lograr llevar al menos 1.000 litros de leche entera larga vida.

Sabemos que esto no es una solución más que transitoria, pero todos los que nos siguen, y sobre todo los que nos han acompañado en cada una de las campañas, pueden dar testimonio de que con nuestra intervención se han salvado muchas vidas, detectado y tratado numerosas patologías, que sin el acceso a un equipo de profesionales de la salud con el equipamiento y la medicación respectiva, Dios sabe cómo hubiesen continuado.

Y allí estaremos una vez más, convencidos de la asistencia que brindamos a quienes más la necesitan, a los olvidados, a los marginados por quienes deberían ayudarlos. Contra toda intención de que no expongamos la realidad, contra todo intento de hacernos creer a todos los argentinos que es un mito, contra todo…

“No es fácil ser cronopio. Lo sé por razones profundas, por haber tratado de serlo a lo largo de mi vida; conozco los fracasos, las renuncias y las traiciones. (...) Ser cronopio es contrapelo, contraluz, contranovela, contradanza, contratodo, contrabajo, contrafagote, contra y recontra cada día contra cada cosa que los demás aceptan y tienen fuerza de ley" (Julio Cortázar)

 

Lic. Obst./Lic. Enf. Marisa Roncati

Lic. Enf. José Boggiano

Directores del GRUPO ENASHU